Tel.: 915 734 084

Planificación Familiar

En la consulta ginecológica se nos plantean con mucha frecuencia problemas relacionados con la fertilidad, sea para evitar embarazos no deseados como para tratar la infertilidad, cuando existen problemas para conseguir embarazarse.

 

Existen diferentes métodos anticonceptivos. Un estudio previo permitirá ver cuáles son posibles en cada paciente en concreto, tanto desde el punto de vista de su salud como de su deseo. No todas las mujeres desean tomar la píldora, aunque les sea recomendada al no haber alteraciones de la salud que se lo impidan.

 

Los métodos anticonceptivos más utilizados:

 

Métodos hormonales:

 

• La píldora: existen diversos tipos de píldoras según su composición hormonal, lo que permite elegir la que nos parezca mejor para cada mujer. Es un método muy eficaz, con una bajísima tasa de fracasos si se toma adecuadamente. Son de toma diaria.

• El parche: se coloca sobre la piel, a través de la cual se absorben las hormonas. De colocación semanal.

• El anillo vaginal: libera hormonas que son absorbidas a través de la mucosa de la vagina. Su ventaja es la comodidad de ser cambiado sólo una vez al mes.

• El implante: es un dispositivo de varios años de duración, que se coloca debajo de la piel mediante una pequeña cirugía. Es poco utilizado en nuestro medio, debido a la incomodidad de la inserción y a la existencia de otros métodos anticonceptivos al alcance y más cómodos.

 

Métodos no hormonales:

 

• DIU: Pequeño dispositivo que se introduce en la cavidad uterina. Hay que hacer un estudio previo para descartar toda alteración orgánica que lo impida o toda posible infección que haya que tratar previamente. De alta eficacia anticonceptiva. Los DIUS pueden ser no hormonales y hormonales. Estos se utilizan cuando coexisten alteraciones hormonales que lo indiquen, como por ejemplo reglas muy abundantes.

• Preservativo: es el método ideal para evitar relaciones de riesgo, porque impide el contagio de enfermedades de transmisión sexual.

• Diafragma: es un dispositivo en forma de casco de esfera, que se introduce en la vagina con crema espermicida. Tapa el cuello del útero e impide el paso de los espermatozoides. Tiene un alto índice de fallos.

 

Los métodos llamados naturales:

 

Estos métodos se basan en el supuesto conocimiento del día de la ovulación. Requieren un buen conocimiento de la propia fisiología, pero, como ésta está sujeta a cambios imprevistos por viajes, problemas emocionales, ingestión de medicamentos u otros factores, tienen un alto índice de fallos. Hay actualmente tests que se venden en las farmacias para determinar el día de la ovulación.

 

Métodos quirúrgicos:

 

• Ligadura de trompas: intervención quirúrgica con anestesia para cortar o cerrar las trompas y evitar que el óvulo pueda entrar en ellas y permitir la fecundación. Normalmente se realiza cuando se tiene claro el deseo de no tener más hijos o ante enfermedades que contraindican seriamente un embarazo.

• Vasectomía: pequeña intervención quirúrgica que se practica en el hombre. Impide el paso de los espermatozoides a través del conducto deferente, que los transporta desde los testículos, donde son fabricados, para ser expulsados en el momento de la eyaculación. Se realiza con anestesia local. Hay que hacer una analítica de sangre previa y una exploración por el urólogo. Es un método de altísima seguridad. También debe ser elegido con la certidumbre de no querer tener más hijos.

 

Tanto la ligadura de trompas como la vasectomía pueden ser reversibles mediante técnicas de microcirugía, pero sin eficacia asegurada.

 

Métodos de emergencia:

 

• Píldora postcoital o "del día después": Debe tomarse antes de 72 horas pasadas la relación de riesgo.

• DIU postcoital: método que evita con alta eficacia el embarazo si se implanta en los cinco días posteriores a la relación de riesgo.

• ellaOne: Píldora post coital. Puedo tomarse hasta cinco días después.